jueves, 1 de marzo de 2012

Grúas de techo en escuelas de educación especial



Ya son muchos los colegios que trabajan con alumnos con discapacidad motora que han decidido instalar una grúa de techo en sus salas de fisioterapia.
Por supuesto que aquí la grúa permite hacer transferencias de forma cómoda y segura, pero el objetivo es mucho mayor.

Una grúa en H, como la que se muestra en la foto, permite cubrir todo el área de la sala. En este tipo de instalación, el motor se mueve a través del raíl central y a su vez este raíl se mueve a lo largo de los dos raíles laterales. Los chicos pueden trabajar en bipedestación en cualquiera de las zonas y trabajar la marcha por toda sala.

En este caso, se utiliza un arnés especial, pensado para la bipedestación y la marcha. Gracias al apoyo que ofrece, se facilita la labor del fisioterapeuta ya que no se requiere del acompañamiento de varias personas para poner de pie al alumno y asistirlo en la deambulación. 

Trabajar el paso a bipedestación, mantenimiento de la posición de bipedestación, desplazamiento, equilibrio, etc. son algunos de los aspectos que se pueden abordar con una grúa de techo. Y para los chicos: desplazarse libremente, permanecer de pie en una zona de juego con otros compañeros, llegar hasta la zona de colchonetas...

“Para nosotros, ha habido un antes y un después de la grúa de techo”, nos dice una fisioterapeuta de una escuela de educación especial. “Ahora tenemos una alumna que ya es capaz de desplazarse sola con ese apoyo y a menudo llega hasta la puerta de la sala y se queda donde acaba el raíl, como diciéndonos que ya está preparada para seguir caminando por el resto del cole”

No hay comentarios:

Publicar un comentario